Nuestro Club


   Escuela de Vuelo


   Aviones


   Boletín del Club


   Diario Mural


   Galería


   Contacto


 

sitios asociados:

 

DIARIO MURAL junio 2012
 

 

 

LAS  VIVENCIAS DE UNA EMERGENCIA

 

Todos sabemos que una parte importante de nuestra formación de pilotos se va en la enseñanza de los procedimientos de emergencia ya sea como alumnos o después en las habilitaciones o standarizaciones periódicas a lo largo de nuestra vida como pilotos.

 

Personalmente creo  que la práctica de emergencias debiera ser al menos 3 veces por año, pero independiente de lo que yo crea, hay un aspecto que nunca se toca y poco se habla y que tiene que ver con una pregunta que casi todos debemos habernos hecho.  ¿¿¿ COMO VOY A REACCIONAR YO EN CASO QUE ME TOQUE UNA EMERGENCIA DE VERDAD ???

 

Coincido absolutamente en que la práctica es la mejor manera de aproximarse a un resultado exitoso, pero, siempre sabemos que estamos viviendo una situación que no es real, que la falla de motor es una simulación creada por el examinador o instructor para “medirnos” y que basta mover el acelerador adelante para que todo desaparezca y la preocupación (si la hay) es aplicar bien el procedimiento a fin de que el examinador o instructor apruebe nuestra actuación, porque en definitiva, es eso, una actuación para un público de una sola persona que aprueba corrige, o desaprueba.

 

Pero, ¿Qué  sucede cuando la cosa es de verdad?  ¿Que nos pasa adentro de la  psiquis a cada uno?  ¿Cuantas fuerzas a favor o en contra se gatillan en esos momentos cruciales?  Ni la más exhaustiva instrucción permite responder con certeza esa pregunta y por eso, escuchar como les fue y que sintieron otros que vivieron la experiencia, es la única manera de aproximarse a la respuesta.

 

Por lo ya dicho, y a riesgo de que sea objeto de risa o crítica, quiero contarles esa vivencia.

 

En una de esas agradables reuniones – asado de un Sábado de Abril por ahí por 1998 (no recuerdo con exactitud el año), se hacía lo habitual, es decir se comía y, se volaba.  Alrededor de las 16 hrs ,a l avión que habitualmente volaba le quedaba algo así como 1/2 y ½ de combustible, quedando aún  dos alumnos por volar y después, volver a Cerrillos en donde estábamos basados. Había que ir por combustible a Los Andes así que mi instructor, nos preguntó a mi y a un ex  piloto del club, si podíamos ir y volver pero que fuera rápido.¡A su orden! Y después de los chequeos habituales salimos siendo yo el piloto y el copi ( para leer listas) lo que cambiaríamos al regreso. Monté  para un amplio 360 sobre Chacabuco a fin de ganar altura y con cerca de 4500 Ft puso rumbo norte hacia la cuesta, hasta ahí ,todo normal, a unos 4900 Ft, ya cerca del túnel, y con el valle de Aconcagua a la vista, de repente me parece ver algo muy raro, el tacómetro se pegó un bajón de 2450 a 1700 RPM y después volvió a 2400 en forma rápida y espontánea, por un momento dudé de lo que había visto, revisé acelerador mezcla y aire caliente, todo OK y el diálogo fue más o menos éste

 

Antonio:

 ¿viste lo que yo vi?

 

Co-piloto:

Si, que raro lo que pasó pero no es combustible

 

Antonio:

Sabes, es mejor que volvamos a Chacabuco, no vaya a ser cosa que esto vuelva a ….y no termino la frase cuando se produce de nuevo y las RPM caen y se quedan enalgo así como 1600-1800 metidos con cerros a izquierda y derecha.

 

La primera reacción personal es una total sorpresa para mi, en vez de bajar la nariz y buscar las 70 MPH,  me digo a mi mismo ¡¡ No, no es verdad esto no puede estar pasándome a mi , si esto les pasa a otros, no a mi!! Ese pensamiento dura como 3 segundos al cabo de los cuales ¡ASUMO!, bajo la nariz, acelerador y mezcla a fondo, aire caliente “on”, 70 MPH y le digo a mi co-piloto, la frase más rara por no decir tonta que he dicho en mi vida. “ahora vamos a ver para que ha servido tanta práctica de emergencias”. Obviamente él me mira con cara de sorpresa por la frasecita.

 

 A partir de ese momento , se inician en rápida secuencia, todas las conductas que  uno aprendió ¡Esto es verdad, cresta, es verdad!  Voy a hacer un 180 amplio, muy amplio por la derecha, hacia la ladera con sol, alguna ascendente pescaré que me ayude para el regreso a Chacabuco ,además así quedo mejor alineado para final largo, la falla de motor es parcial, pero no se en que momento pueda ser completa asi que 70 MPH, al parecer no hay viento en contra importante, busca por si acaso un lugar cercano al aeródromo en caso que no llegue a la pista, si no llego, activar última fase, mezcla off, selectora off, magnetos off ,radio off,  y  master off  solo al final una vez que haya puesto la última selección de flaps abrir puertas.  No le des pasada al miedo, eso es lo que te puede matar, aguanta, concéntrate, 70 MPH NI MÁS NI MENOS. Los pensamientos se “atoran” en mi mente. ¡¡ CALMA, CALMA !! Vamos bien, ¿Crestas porqué tan bien ?. Bueno porque la falla de motor siempre fue parcial y había hecho el 180 antes del túnel a casi 5000 FT pero no estaba para análisis académico en ese momento, se me olvida usar estabilizador para mayor comodidad, después de unos 2-3 minutos (en realidad 2-3 siglos) logro llegar a final con una altura más que tranquila y aterrizamos sin problemas.

 

Una vez en tierra y estacionados, se baja mi co-piloto diciendo algo así como “tuvimos cueva” y yo me quedo sentado, abro la ventana, aspiro aire fresco. y permanezco sentado como un minuto miro mi reloj y no está en la muñeca ,está en el piso, con la correa cortada. ¿Cuando ocurrió? ¿ Porqué no me di cuenta?. Enseguida, tomo el libro de vuelo para llenar los datos ¡¡¡ Y no puedo escribir !!!, líneas ilegibles,  dignas de primero básico reemplazan mi letra habitual y me pongo a reír por lo  que veo, quizás en parte para bajar la tensión.

 

Procedo a bajar del avión y caigo en cuclillas al lado de la rueda izquierda. No me sostienen las piernas. Es la antítesis del piloto gallardo y de la manida frase que tanto vemos en los diarios “ la pericia del piloto”. Se acerca mi instructor  y pregunta¿que les pasó?, le explico, lo mejor que puedo desde el suelo y el me pregunta :¿ Cuantas horas tienes?. Le respondo 205 hrs aprox, y me dice bueno ahora tienes 400, se da media vuelta y se va. Al principio, no entendí lo que quiso decir. Y así empequeñecido  y avergonzado por mis reacciones, me voy a casa. Esa noche duermo mal.

 

 

ANTONIO SAFFIE


 


 

 


 
Vea el tiempo completo

 
 
   

 

Todos los derchos reservados a Club Universitario de Aviación 2005-2012©